‘Snowden’: contundente advertencia, pero con final demasiado optimista

450_1000Reseña de la película Snowden de Oliver Stone,
por Simón Itunberri.

Anuncios

¿Qué objetivos tienen los atentados dirigidos por el FBI?

FBI-fake-terrorism-plots-900x350Michael German es un antiguo agente encubierto del FBI que ahora se dedica a la investigación sobre seguridad nacional en la Universidad de Nueva York. Tiene un amplio currículum como infiltrado en grupos de extrema derecha y como autor de numerosas publicaciones sobre asuntos jurídicos. Según Business Insider (9.6.16), German afirma que el FBI capta habitualmente a personas psicóticas que nunca cometerían crímenes, y les lava el cerebro para cometer actos terroristas, a fin de “atraparlos” y “castigarlos”. «Fabrican casos de terrorismo», dice. También confirma que la agencia policial proporciona armas a individuos fanatizados (como expusimos en ¿Se sostiene la versión oficial sobre el atentado de Orlando?).

¿Y por qué el gobierno habría de promover este tipo de atentados? A juicio de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, desde el 11-S «se ha establecido un cerco en torno a los individuos, que en muchos casos vulnera derechos esenciales contemplados en la Carta Magna». «En ese contexto, la todopoderosa Oficina Federal de Investigaciones (FBI)» decidió «otorgar importantes poderes a su plantilla de 14.000 agentes, dándoles libertad de acción para investigar bases de datos, mirar en la basura de los hogares o usar equipos de vigilancia para escudriñar en la vida de las personas que han llamado su atención», tal y como desveló un funcionario a The New York Times (Diario Vasco, 20.6.11). A raíz de estas decisiones, se permite a los agentes «investigar a personas y organizaciones “proactivas” aunque no haya pruebas sólidas para sospechar de una actividad criminal o terrorista».

Así es como en los Estados Unidos de Bush y de Obama se ha venido construyendo un sistema dictatorial absolutamente contrario a la Constitución; si ninguna instancia lo ha parado hasta ahora, ¿podemos creer que alguien frenará este proceso totalitario? @SItunberri / LEx


¿Cómo podemos esperar que prevalezca la justicia…?

Scholl


Por qué es tan importante priorizar la cuestión de la guerra

a-guerra-jpgEn la época que ha incorporado, sutilmente, la dinámica de guerra a su vida cotidiana, cada vez pasan más inadvertidos los días por la paz. Algo paradójico (por el belicismo rampante) pero lógico a la vez (por la sutileza…). Pero algo ante lo que no debiéramos quedarnos pasivos.

En esta breve reflexión se explica por qué es fundamental prestar atención prioritaria a la cuestión de oponerse a la guerra.


El totalitarismo confesional de siempre

Ofrenda-Flores_EDIIMA20150928_0693_18Zaragoza en Común ha presentado en el Ayuntamiento de Zaragoza una propuesta «asegurar la aconfesionalidad en todos los aspectos de la vida pública municipal», propuesta que no ha podido salir adelante por las diferentes interpretaciones de los grupos sobre qué actos de las festividades locales tienen contenido religioso y cuáles no (El Diario, 28.9.15).

El arzobispo de Zaragoza ha mostrado su disconformidad con que los representantes políticos puedan faltar a estos actos, con los argumentos de siempre: «Aunque pueda ser el Ayuntamiento o el Estado aconfesional, la sociedad y los ciudadanos no son aconfesionales; la inmensa mayoría en Aragón profesan la fe católica y tienen un gran amor a la Virgen del Pilar». Estos jerarcas no quieren entender que también hay que respetar a las minorías, incluidos los concejales cuya conciencia les impide participar en estos actos. Pero esas minorías para ellos no existen, como muestran sus siguientes palabras: «Zaragoza no se entiende sin el Pilar y todas las gentes de Aragón, de Zaragoza y de España tienen entrañada la devoción y el amor a la Virgen del Pilar; está como en el ADN de todos los habitantes de Aragón y Zaragoza». Ah, ya no son “la inmensa mayoría”, ahora son todos (cuando lo cierto es que hay millones de españoles que no son devotos de “la Virgen”). El totalitarismo de siempre. Y el desprecio hacia la Biblia y los Diez Mandamientos, que prohíben expresamente el culto a las imágenes.

En su excelente artículo ¡Biba la livertad relijiosa!, Víctor Moreno expone lo que el sentido común y democrático indican: «Difícilmente podrá un alcalde o un concejal ejercer su libertad religiosa si debe asistir obligatoriamente a una ceremonia confesional. […] La ciudadanía debería reparar que en asuntos de fe, de religión, de creencias metafísicas solamente ella es capaz de representarse a sí misma». LEx


Lo dicen descaradamente: todos llevaremos ‘chips’ en el cuerpo

Imagen1El País (15.7.15) ofrece acríticamente las ideas de Raymond McCauley, jefe de Biotecnología de Singularity University: Dentro de poco «podremos manipular el ADN de los niños para eliminar muchos de los riesgos que tienen de sufrir enfermedades a las que están predispuestos genéticamente».

«Para McCauley, todos llevaremos dispositivos dentro del cuerpo, con biosensores capaces de comunicarse con nuestro teléfono móvil para enviarle datos sobre el nivel de azúcar en sangre o para medir el ritmo cardiaco y controlar el riesgo de sufrir una cardiopatía. Para demostrarlo, practica con su propio cuerpo: en su mano tiene implantado un chip que monitoriza sus constantes: “Ya llevamos muchos dispositivos encima; ahora sólo queda que los llevemos dentro”».

El totalitarismo electrónico avanza cada vez más rápido ante la pasividad, incluso el entusiasmo, general. Parece que casi nadie se da cuenta de las gigantescas posibilidades de control social, incluso de esclavización, que llevar un chip en el cuerpo ofrece al Poder. LEx


Espionaje al ciudadano: batalla perdida

548b6df2ea5ceSegún un informe de Amnistía Internacional (AI) y  Privacy International (Público, 5.6.15), «Dinamarca, Finlandia, Francia, los Países Bajos, Pakistán y Suiza debaten o promulgan nuevas leyes de inteligencia que incrementarán su capacidad para espiar las comunicaciones en esos países y más allá». Además, como los avances tecnológicos van haciendo más barata la tecnología de vigilancia, esta tenderá extenderse.

Lo que sorprende es que representantes de estas organizaciones, a la vez que denuncian estos hechos, parezcan encontrar esperanzas en cosas como que «gracias a Edward Snowden, millones de personas ordinarias son conscientes de que ni siquiera sus secretos más íntimos están a salvo de la intromisión del gobierno». ¿Pero acaso el ser conscientes está consiguiendo algo eficaz contra estos atropellos? Al contrario, retrocedemos en derechos.

Pasmosa la ¿ingenuidad? de AI: «Es decepcionante que los gobiernos no hayan aceptado que la vigilancia masiva viola los derechos humanos». Claro que lo han aceptado; ¡si son ellos quienes la practican! Estas organizaciones proponen «que la vigilancia se mueva dentro de los límites establecidos por el derecho internacional de derechos humanos [sic], lo que significa que la vigilancia solo podría tener lugar sobre un objetivo, basada en suficientes pruebas de delito y con autorización de una autoridad estrictamente independiente, como un juez; supervisada por un proceso parlamentario y judicial transparente e independiente». Soñar es gratis…

La batalla está perdida, pero no por ello hay que dejar de luchar por nuestros derechos, al menos para concienciar a quienes quieran enterarse. LEx