Le Pen, Macron y el Fascismo Global

a-lepenmacronReciente aún la disyuntiva Clinton-Trump, nos llega otra: Macron vs. Le Pen. Y, como entonces, los medios sensatos nos señalan la opción “buena” y la “mala”. Le Pen, dicen, representa a la peligrosa extrema derecha antieuropea. La izquierda, recelosa del “neoliberal” Macron, no tiene tan clara su opción. Pero el dilema se rompe identificando a Le Pen con el fascismo… ¿Nos conformamos con eso?

 Le Pen, Macron y el Fascismo Global


La cuestión clave en el asunto del “burkini”

Feeling-Threatened

“Prohibición del burkini: ¡Mi amenaza es mayor que tu amenaza!”

En nuestro artículo ¿Qué objetivo tiene la polémica sobre el “burkini”? ofrecimos trece puntos que hay que considerar en la polémica sobre esta prenda. En los últimos días el Consejo de Estado francés ha suspendido la prohibición del “burkini”; por otra parte, el ex presidente Sarkozy, que quiere presentarse a las elecciones presidenciales, ha afirmado que cambiaría la Constitución para prohibir esta vestimenta.

Se ha destacado la opinión de algunas mujeres musulmanas que creen que es una prenda opresora y que por tanto llevarla implica una “falsa libertad”. Es estupendo que estas mujeres luchen por sus derechos y generen debate en su comunidad. El problema no son las distintas convicciones sobre el “burkini”, sino –y esta es la cuestión clave– la prohibición y criminalización del uso de esta prenda, una medida que, además de ser injusta e inconstitucional, ha introducido una grave distorsión en el debate. Las propias musulmanas contrarias al uso del “burkini” consideran un error que existan leyes que lo prohíban. Y hasta ahora nadie ha conseguido explicar con sensatez qué beneficios puede traer que se esté multando a unas mujeres que quieren estar cubiertas en la playa. @SItunberri / LEx


¿Qué objetivo tiene la polémica sobre el “burkini”?

201608_AC_burkini.png¿Qué se ha conseguido, y qué se pretende lograr, generando una polémica sobre esta prenda de algunas mujeres musulmanas?

¿Qué objetivo tiene la polémica sobre el “burkini”?


El terrorismo, la excusa perfecta

manuelvallsalarg2Los extraños atentados terroristas que han tenido lugar en Francia últimamente están sirviendo de excusa perfecta para que el gobierno prorrogue una y otra vez el estado de excepción y para que anuncie y comience a tomar medidas que amenazan las libertades. El primer ministro Valls ha declarado: «Si el islam no ayuda a la República a luchar contra quienes ponen en peligro las libertades públicas, será cada vez más difícil para la República garantizar el libre ejercicio del culto» (InfoCatólica, 1.8.16) y ha recordado que ya había decidido el cierre de una veintena de mezquitas o centros de rezo y ha anunciado que «habrá otros» (IC, 3.8.16). @SItunberri / LEx


Debate en Francia en torno a la laicidad

coexist-francia-2016El modelo de laicidad francés, establecido legalmente en 1905, es un referente en la cuestión de la separación de las religiones y el estado. Es interesante comprobar que este modelo no es algo cerrado, sino que genera un debate permanente en la sociedad y las instituciones francesas. Como consecuencia de algunos excesos en su aplicación, surgen movimientos correctivos, como la campaña Libre de le Dire.

Los dos grandes atentados terroristas de París del último año han reavivado el debate, con dos protagonistas: el primer ministro Manuel Valls y el presidente del Observatorio de la Laicidad, Jean-Louis Bianco. Este último aporta unas interesantes reflexiones en una breve entrevista:

«Nosotros defendemos la laicidad promocionándola, a través de actos que realizamos dos o tres veces por semana. […] Los que adulteran la laicidad son los que la transforman en una herramienta antirreligiosa, antimusulmana y que pretenden, lo que es un error monumental referente al principio mismo de la laicidad, que el espacio público sea totalmente neutral, como si no tuviésemos derecho a tener nuestras propias opiniones. […] Es verdad que una reacción laicista integrista se está desarrollando desde hace unos años en Francia. Estoy convencido de que es muy minoritaria. […]

»A muchos les choca el hecho de ver a más mujeres con pañuelos. Hay que reflexionar con seriedad sobre las causas de este cambio. Pero, lo queramos o no, la cuestión es: ¿esto ataca la libertad de los demás? ¿Hay presiones? ¿Hay proselitismo? Son los comportamientos que se oponen al marco republicano que hay que sancionar, y no simples apariencias. […]

»Si hay que modificar la ley, tiene que hacerse en el sentido de un amplio consenso republicano, lo que no es el espíritu del momento». LEx


La tragedia de España

Imagen1Con la “cuestión territorial” nuevamente en el candelero, conviene recordar que la problemática de España es hija de su historia (no tanto “peor” ni “peor” que otras, pero ciertamente distinta).

Así lo expone este breve artículo, en el que se recuerda que España, desde su unidad impuesta por la “Reconquista”, nunca ha experimentado una verdadera ruptura con el pasado. Circunstancia que ayuda a entender por qué el nuestro es un país perpetuamente “a medio hacer”…


Contra las “intervenciones humanitarias”

5654d11ef3538.r_1448440584249.0-41-400-247El profesor Jean Bricmont lleva años analizando y denunciando la falsedad del propio concepto de “intervención humanitaria” (ver Verdades y mentiras sobre Siria (XI): La “intervención humanitaria”). Ofrecemos algunos extractos de una entrevista que conviene leer completa (Público, 24.11.15):

«El problema con los intelectuales es que les encanta pretender que son críticos del poder cuando en realidad lo legitiman. Por ejemplo, lamentarán que nuestros gobiernos occidentales no hacen lo suficiente para promover nuestros valores (a través de intervenciones y subversiones), lo que, por descontado, refuerza el concepto de que “los nuestros” o “nuestros gobiernos” hacen eso de buena voluntad, algo de lo que conviene dudar, como trato de explicar en mi libro.

»Estos intelectuales en ocasiones son criticados, ¿pero por quién? En general por figuras marginales, creo. Siguen dominando en los medios de comunicación y en la esfera intelectual. […]

»El discurso público ha ido de mal a peor, al menos en Francia. Este hecho está relacionado con la censura constante, ya sea a través de demandas legales o campañas de demonización, o del discurso políticamente incorrecto, en el que se incluye a quienquiera que cuestione el discurso dominante sobre los crímenes de nuestros enemigos y las justificaciones para las guerras. […]

»Por supuesto, los movimientos de los rusos [en Siria] pueden demostrarse como equivocados y pueden debatirse desde un punto de vista pacifista, pero la cuestión fundamental es la siguiente: ¿Quién empezó a desmantelar el orden internacional basado en la Carta de la ONU y la premisa de igual soberanía de todas las naciones? La respuesta, obviamente, es los Estados Unidos y sus aliados (en los viejos tiempos, uno estaba acostumbrado a decir lacayos). Rusia sólo está respondiendo a ese desorden y lo hace a través de vías legales.»