Escandalizados con Trump… ¿y no con sus predecesores?

U.S. President Obama pauses while speaking about immigration reform during a visit to Del Sol High School in Las Vegas, NevadaEl teólogo José Ignacio González Faus analiza las causas de la victoria de Trump:

«1.- La hipocresía de la derecha. Trump ha escandalizado por decir que va a hacer a lo bestia, cosas que nosotros estamos haciendo de manera solapada y disimulada (no defender la tierra, maltratar a los inmigrantes, no gravar a los muy ricos…). Al desenmascararnos, pone de relieve que capitalismo y democracia son incompatibles. […] El verdadero poder no lo tienen las entidades políticas sino instancias económicas que sustituyen la democracia por la plutocracia. […]

»2. La prostitución de la izquierda. Las izquierdas acabaron pactando con un sistema […] que va desmontando el estado del bienestar, sin prisas pero sin pausas. […] Se entretuvieron en colar el mosquito del lenguaje y tragarse el camello de la justicia, olvidando las viejas palabras de Jesús: “Esto habría que hacer, aunque sin olvidar lo otro”. Desconocieron la exigencia de una civilización de la sobriedad compartida como única salida posible para nuestro mundo. […]

»Y luego queríamos justificarnos fingiendo escándalo ante las bravuconadas de Trump. Las metidas de mano a mujeres son propias de muchos señores públicos, que tienen poder aunque no tengan becarias. La diferencia está sólo en que Trump presume de eso en público y los demás sólo en privado. Y si Trump dice burradas contra el islam, la conducta de Clinton con Arabia Saudí y con Libia no es precisamente un modelo de respeto al islam» (negritas añadidas).

Hay que seguir analizando las falsas alternativas a Trump. También es cierto que a medida que Trump va tomando decisiones sobre su inminente gobierno, y en especial cuando comience a ejercer el poder, será cada vez más necesario plantar cara a sus políticas, que previsiblemente serán, como hace décadas que viene ocurriendo en el Imperio, peores que las de las administraciones anteriores. @SItunberri / LEx

Anuncios

Voten lo que quieran; el gobierno secreto de EEUU no va a cambiar

capitolEl analista Jordan Michael Smith escribió en 2014 un artículo con motivo de la publicación del libro National Security and Double Government de Michael Glennon, profesor de la Universidad de Tufts.

«Seis años después de su administración, la versión Obama de la Seguridad Nacional parece casi indistinguible de la que heredó. La bahía de Guantánamo permanece abierta. La NSA, en todo caso, se ha vuelto más agresiva en la vigilancia de los estadounidenses. Los ataques con aviones no tripulados (drones) han aumentado exponencialmente. […] Está gastando hasta un billón de dólares en modernizar y revitalizar las armas nucleares de Estados Unidos.

»Glennon […] usa el término “doble gobierno”: hay uno que elegimos, y luego está el que está detrás de él, dirigiendo enormes franjas de política casi sin control.»

En una entrevista disponible también en el enlace anterior Glennon afirma:

«Los miembros del Congreso son generalistas y necesitan delegar en expertos aquellos asuntos que se les escapan, por ejemplo, la cuestión de la seguridad nacional […]. Por su parte, los tribunales también delegan en expertos todo lo concerniente a la seguridad nacional. Y así estamos.

»La presidencia […] no es una institución encabezada por un presidente que da órdenes […]. El pueblo estadounidense está engañado, vive en la ignorancia […]. El gobierno secreto no cambia: la política en general en el ámbito de la seguridad nacional es hecha por las instituciones ocultas»

 


Trump, la nariz tapada y el despiste general

a-clinton1Una vez más los medios del Sistema dictaron a quién odiar, por fascista, y una vez más el Fascismo nos engañó…

Trump, la nariz tapada y el despiste general


La historia silenciada de Estados Unidos

9788490602997La historia silenciada de Estados Unidos, del director de cine Oliver Stone y el historiador Peter Kuznick, es un documentado e imprescindible contrapunto a la propaganda imperialista.


La izquierda española perdona sus crímenes a Obama

captura‘Fort Apache’ es la tertulia que dirige Pablo Iglesias en HispanTV. El programa del 1 de octubre de 2016 estuvo dedicado a hacer un balance de los ocho años de presidencia de Obama.

En él, la mayoría de los participantes se dejan llevar por la gestualidad, las declaraciones, las apariencias… de Obama. ¿Pero qué ocurre con sus frutos? Con una mirada tan superficial, no es raro que ninguno, incluido el presentador, sea capaz de ver la esencial continuidad Bush-Obama. Parece que los ocho años del sangriento Barack no les han bastado para entender el smart power obámico ni para ver sus hazañas imperiales. Cuando se aludía a sus dejaciones y promesas incumplidas, se justificaba dando a entender que no podía hacer más; y cuando, tímidamente, se apuntaban sus fechorías, se insistía una y otra vez que no podían compararse con el precedente bushiano. Tampoco se comentó el fuerte retroceso durante estos años de los países progresistas y/o antiimperialistas en América Latina, al que no ha sido ajena la influencia del presidente de Estados Unidos.

Llaman a Obama (o a su gestión) “ingenuo”, “vacío”, “decepcionante”, “intelectual”, “buenista”, “hipocrático”, “introvertido”, “moderado”… pero a pesar de que mencionan repetidamente los drones, nadie le aplica el término que mejor se aplica a su presidencia: asesino. El campo de torturas de Guantánamo solo se cita una vez, lo mismo que Libia y Siria (y como agua pasada…). Del apoyo de Obama al golpe de estado contra Zelaya en Honduras, o contra Lugo en Paraguay, ni se habla…

La izquierda española pone el grito en el cielo, con toda lógica, frente a los gobiernos del PP, pero esa misma lógica se desvanece cuando se trata de criminales mucho mayores aún, como es el caso de Barack Obama y Hillary Clinton. Tras programas como este, o los dedicados a Trump y la propia Clinton, parece evidente que el entorno de Podemos está instalado en una visión ciega y complaciente de facto con los avances del Imperio. @FriedenFurAlle / LEx


¿Tiene razón Trump al señalar a Obama y Clinton como fundadores del Daesh?

1470935582_298082_1470940207_noticia_fotogramaEl 9 de agosto Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, afirmó en un mitin: «El ISIS honra al presidente Obama. Él es el fundador del ISIS. Él es el fundador del ISIS. Es el fundador, ¿de acuerdo? ¡Fundó el ISIS! Y diría que la cofundadora fue la tramposa Hillary Clinton». En un programa de radio insistió en la misma idea (El País, 13.8.16).

Por supuesto, El País y toda la prensa del Sistema han utilizado esta noticia para tratar de desacreditar a Trump; un político impresentable, pero no precisamente por estas afirmaciones, que se corresponden con la pura verdad (ver nuestra serie sobre el “Estado Islámico”).

El tratamiento superficial de la campaña presidencial de Estados Unidos está ofreciendo, como es habitual, una visión completamente distorsionada de los candidatos, en especial de la trayectoria y el programa de Hillary Clinton, como explicaba en mayo la analista de izquierdas Diana Johnstone. @SItunberri / LEx


Confirmado: el ataque químico de Siria en 2013 fue de los “rebeldes” apoyados por Obama/Clinton

seymour_hersh_01Cuando en agosto de 2013 se produjo un ataque con gas sarín en Guta (Siria), casi todos los medios culparon a Asad del crimen. Ya entonces expusimos numerosas pruebas de que el ataque mortal había sido realizado por los “rebeldes sirios” (ver Verdades y mentiras sobre Siria (III): Los ataques químicos).

Ahora el prestigioso periodista Seymour Hersh expone que, según un informe de inteligencia británico, el gas sarín usado entonces «no provino de los depósitos del Ejército sirio y que la antigua secretaria de Estado, Hillary Clinton, aprobó la creación de una línea de suministros de armas y componentes químicos desde Libia a los “rebeldes” sirios». «La Administración Obama culpó falsamente al gobierno de Bashar al Asad por el ataque de gas sarín con el fin de que sirviera como excusa para invadir Siria», algo previamente acordado entre Obama, Arabia Saudí, Turquía y Qatar.

«La operación de Obama buscaba crear una excusa para lo que Estados Unidos estaba haciendo en Siria y lo que había hecho ya en Libia» (asesinar a Gadafi y desestabilizar el país).

El artículo Hersh culpa a líderes norteamericanos del ataque químico de Guta ofrece más información sobre este tema. @SItunberri / LEx