El papa de los pobres y la canciller de los pobres

Papa y Merkel (junio 2017).jpg


No abusarás: el mandamiento negado en la iglesia de Francisco

Hace tiempo que se vienen publicando informaciones sobre la protección de encubridores de pederastas por parte del papa Francisco. A ellas se añade ahora este documental sobre el asunto:

En 35 minutos se ofrecen los testimonios de varias víctimas de abusos por parte de eclesiásticos católicos, víctimas que explican cómo Francisco viene ignorando por completo los escritos que le han presentado en los últimos años solicitándole que acabe con la impunidad de los abusadores. En el documental también hablan curas acusados de abusos, así como un ex sacerdote católico.

Se explica además cómo funciona la trama de ocultamiento e impunidad diseñada desde el Vaticano por parte de los papas Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. @SItunberri / LEx


Misericordia papal con los pederastas, no con sus víctimas

300230_159054

[Imagen: rpp.pe]

Nicole Winfield, de la agencia AP, informó el 25 de febrero de 2017 de que el papa Francisco «ha reducido discretamente las sanciones a un puñado de curas pederastas, aplicando su visión de una Iglesia misericordiosa a los autores de uno de los delitos más graves en el clero». El papado no ha desmentido la información; sí lo ha hecho la web argentina Valores Religiosos, pero solo aporta una imprecisa referencia a «calificadas fuentes del Vaticano». Winfield, en cambio, cita como fuentes a «dos abogados canónicos y un funcionario de la Iglesia», y recoge el testimonio de la víctima de abusos Marie Collins (quien días después dimitió de su cargo en la comisión vaticana que investiga la pederastia, como ya hiciera en 2016 otra víctima, Peter Saunders).

Esta gravísima acusación coincide con lo que numerosas víctimas vienen denunciando desde hace años, pero son silenciadas o relegadas a un segundo plano por los grandes medios, que insisten en ofrecer una imagen de un Bergoglio “revolucionario” y “evangélico”. @SItunberri / LEx


Nuevos datos sobre Bergoglio y el encubrimiento de pederastas

arton64083-9e5a7A raíz de un escándalo desatado recientemente con la detención en Argentina de dos curas acusados de abuso sexual y corrupción de menores, Daniel Satur en su artículo Los horrores de Provolo y el mentiroso monseñor Aguer explica que es muy difícil pensar que Bergoglio no haya tenido conocimiento de unos hechos que ocurrieron siendo él arzobispo de Buenos Aires. Y en el artículo Francisco sabía que en el Provolo se refugian violadores y nunca hizo nada informa de, entre otros aspectos, una investigación que en 2009 certificó numerosos abusos en Argentina.

Además, siendo ya Bergoglio papa sin duda conoció un vídeo producido en 2014 por la filial italiana de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico, en el que se le menciona, y en el que «diecisiete personas de entre 18 y 64 años le piden a Bergoglio que haga algo. Al menos, que responda a sus cartas. Son víctimas de violaciones y abusos cometidos durante décadas por sacerdotes y obispos de varias ciudades italianas» (ver también Pruebas de una “santa” asociación ilícita para defender a los curas pedófilos).

En nuestros artículos Los papas y la pederastiaPederastia, una realidad aún vigente, Francisco, protector de los encubridores de pederastia y Declaraciones-bomba que nunca serán portada expusimos numerosos datos que señalan a Bergoglio como responsable de la protección a encubridores de pederastia, y del bloqueo de investigaciones de casos de abusos en el pasado.

Pero muchos confiarán más en el prestigio mediático del “papa progresista” que en unos hechos que indican que nada sustancial ha cambiado en cuanto a la impunidad que durante décadas han disfrutado los abusadores, protegidos por el “derecho” canónico y la jerarquía. @SItunberri / LEx


‘El País’ al servicio del papado

1485022162_846725_1485032139_sumario_fotogramaCualquiera bien informado sabe que El País hace tiempo que es un medio reaccionario al servicio de los grandes poderes globales. Aun así, mantiene algunas parcelas de enfoque laicista, parcelas que desde la llegada de Bergoglio al poder papal están siendo invadidas cada vez más por un discurso confesionalista. De momento, el culmen de este proceso se puede ver en la entrevista al papa publicada el 21 de enero y el editorial del día 24.

En la primera, los entrevistadores se dirigen constantemente al “Santo Padre” casi con devoción: le preguntan sobre “aquel cura callejero que llegó de Buenos Aires a Roma” (cuando lo cierto es que quien llegó fue un obispo superpoderoso), poniendo en bandeja la respuesta populista de Bergoglio: “No puedo hacer todo lo que quiero, pero el alma callejera está y ustedes lo ven». Ni una sola pregunta incómoda (naturaleza político religiosa de su iglesia-Estado, infinitas posesiones inmobiliarias en muchos países –aumentadas mediante inmatriculaciones en España–, concordatos repletos de privilegios, protección de encubridores de pederastia…). Toda la entrevista es el colmo del “peloteo” periodístico y la autocomplacencia papal: «El poder no lo tengo yo. El poder es compartido», dice Bergoglio, falseando la realidad, como se explica aquí.

El editorial afirma que «el papa Francisco ha dado a la Iglesia católica una influencia global como no había tenido en décadas»; presentan esta realidad, que para cualquier progresista sería una tragedia, como si fuera algo muy positivo. Es más, El País considera que «lo más importante es que Jorge Bergoglio sabe que un líder debe ganarse la simpatía y la credibilidad para, en pasos posteriores, tratar de emplearlas en lograr sus objetivos». Es decir, celebran que el papado pueda conseguir sus objetivos, y que para ello recurra a la simpatía.

Siempre estuvo claro que Bergoglio fue puesto para ganarse a la progresía; pero no deja de sorprender que esta se deje ganar tan fácilmente… @SItunberri / LEx


¿Qué cosas son “pecado”?

cq5dam-thumbnail-624-351

[Imagen: noticieros.televisa.com]

Cuando alguien públicamente emite juicios sobre un asunto ético (con todo derecho, por supuesto), inevitablemente se pone en el punto de mira y debe asumir que, al igual que él o ella juzga, otros valorarán sus palabras y su conducta. Jorge Bergoglio, jefe de la Iglesia Católica Romana y “líder global” según muchos, en diversas ocasiones ha señalado lo que él considera pecados graves: trabajar en negro, el aborto, difundir noticias falsas, el proselitismo

A quien tanto pontifica se le pueden dirigir las siguientes preguntas, que él nunca plantea:

¿No es pecado ser jefe religioso y a la vez monarca absoluto de una iglesia-Estado, y aprovechándose de esa naturaleza política mantener estados confesionales, concordatos y acuerdos con todo tipo de privilegios?

¿No es pecado que una confesión religiosa, apoyándose en una ley diseñada para beneficio de ella, se enriquezca registrando a su nombre infinidad de propiedades inmobiliarias?

¿No es pecado recibir títulos como “Santo Padre”, “Vicario de Cristo”, “Sumo Pontífice” y otros que la Biblia reserva exclusivamente a Dios?

¿No es pecado proteger y apoyar a numerosos jerarcas que han encubierto la pederastia?

¿No es pecado que una iglesia que se llama cristiana cuente con una institución de naturaleza bancaria como es el IOR?

¿No es pecado que los hombres se atribuyan la capacidad de perdonar pecados (que solo corresponde a Dios?

Etcétera, etcétera. @SItunberri / LEx


¿Es pecado el proselitismo?

91484876_035612978-1.jpgConsideraciones sobre el uso del controvertido término “proselitismo”.

Francisco (XXV): ¿Es pecado el proselitismo?