El problema del infierno

Atribuido a Manuel Chili, alias Capiscara (Quito), Las Postrimerías del Hombre.JPG

Atribuido a Manuel Chili, Las postrimerías del hombre: un alma en el infierno (c. 1775)

El teólogo católico José María Castillo ha publicado dos artículos negando la existencia del infierno. Afirma, entre otras cosas: «El infierno, por definición, es un castigo. Y un castigo eterno. Ahora bien, un castigo –sea el que sea– se puede programar y realizar como medio o como fin. Como “medio”, lo hacemos constantemente: se castiga para educar, para corregir, para evitar que un delincuente siga delinquiendo, etc. Pero, si el castigo es “eterno”, en ese caso (único), no puede ser medio para nada. O sea, no tiene (ni puede tener) otra finalidad que hacer sufrir». De ahí que «o creemos en Dios o creemos en el infierno». Es un argumento poderosísimo.

Lo triste es que el teólogo ni siquiera menciona la Biblia ni algunas de las claves que la misma da sobre la justicia de Dios, de ahí que su exposición, que tan certera es al negar el infierno, resulte un tanto pobre. Ciertamente los artículos son muy breves, pero en uno sí que ha tenido espacio para buscar un argumento de autoridad en “el Magisterio” papal que, según él, no ha definido dogmáticamente esta doctrina (pero no dice que el Catecismo, que recoge la enseñanza obligatoria para los fieles de su iglesia, expone clarísimamente la creencia en el infierno en los números 1033-1037);

Este vídeo de poco más de dos minutos analiza el infierno a la luz de la Biblia. @SItunberri / LEx

Anuncios

Nuevas acusaciones contra Bergoglio por la pederastia

Franciso escuchandoGran parte de los fieles católicos de la diócesis de Osorno (Chile) llevan años movilizándose contra el nombramiento por parte del papa Francisco del obispo Juan Barros, sobre el que recaen gravísimas acusaciones de proteger al cura pederasta Karadima. Bergoglio no solo ha defendido siempre a Barros, sino que llegó a insultar a los católicos movilizados en Osorno, acusándolos de dejarse manipular, como explicamos en el artículo Francisco, protector de los encubridores de pederastia.

Ante la próxima visita papal a Chile, víctimas de la pederastia en el país están expresando su malestar. Pedro Salinas (ex miembro del Sodalicio fundado por Figari, otro abusador) declara: «Presumo que así como en México evitó acercarse a las víctimas de (Marcial) Maciel, en Chile y Perú ocurrirá exactamente lo mismo. Aunque la caridad exija un encuentro con esas personas traicionadas por la Iglesia Católica». Según él, «Francisco no es parte de la solución, sino del problema». Cree que el protocolo de Francisco de “tolerancia cero” «es una farsa, una mentira del tamaño de la catedral de Guadalupe».

Según Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes de Karadima, este actualmente «vive como príncipe, y los obispos que vieron cómo abusaba de mí y cómo abusaba a otros y que hoy día lo niegan después de treinta y tantos años de verlo, también. Me parece el colmo y él [el Papa Francisco] los defiende y los protege. Entonces, su discurso no me lo creo». Y añade: «La Iglesia se demora tanto en reconocer estas cosas y espera que la gente se muera, se aburra o se suicide y esos casos los he visto por montones. Eso no puede ser y que el Papa ignore eso me parece una vergüenza espantosa».

Estas gravísimas acusaciones se suman a las muchas emitidas en los últimos años por diversas víctimas de pederastia clerical y por sacerdotes, así como a muchas otras evidencias que implican a Bergoglio incluso en delitos (ver nuestra compilación). Pero los grandes poderes y los grandes medios están alineados con “el papa de los pobres”. @SItunberri / LEx


No abusarás: el mandamiento negado en la iglesia de Francisco

Hace tiempo que se vienen publicando informaciones sobre la protección de encubridores de pederastas por parte del papa Francisco. A ellas se añade ahora este documental sobre el asunto:

En 35 minutos se ofrecen los testimonios de varias víctimas de abusos por parte de eclesiásticos católicos, víctimas que explican cómo Francisco viene ignorando por completo los escritos que le han presentado en los últimos años solicitándole que acabe con la impunidad de los abusadores. En el documental también hablan curas acusados de abusos, así como un ex sacerdote católico.

Se explica además cómo funciona la trama de ocultamiento e impunidad diseñada desde el Vaticano por parte de los papas Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. @SItunberri / LEx


Misericordia papal con los pederastas, no con sus víctimas

300230_159054

[Imagen: rpp.pe]

Nicole Winfield, de la agencia AP, informó el 25 de febrero de 2017 de que el papa Francisco «ha reducido discretamente las sanciones a un puñado de curas pederastas, aplicando su visión de una Iglesia misericordiosa a los autores de uno de los delitos más graves en el clero». El papado no ha desmentido la información; sí lo ha hecho la web argentina Valores Religiosos, pero solo aporta una imprecisa referencia a «calificadas fuentes del Vaticano». Winfield, en cambio, cita como fuentes a «dos abogados canónicos y un funcionario de la Iglesia», y recoge el testimonio de la víctima de abusos Marie Collins (quien días después dimitió de su cargo en la comisión vaticana que investiga la pederastia, como ya hiciera en 2016 otra víctima, Peter Saunders).

Esta gravísima acusación coincide con lo que numerosas víctimas vienen denunciando desde hace años, pero son silenciadas o relegadas a un segundo plano por los grandes medios, que insisten en ofrecer una imagen de un Bergoglio “revolucionario” y “evangélico”. @SItunberri / LEx


Nuevos datos sobre Bergoglio y el encubrimiento de pederastas

arton64083-9e5a7A raíz de un escándalo desatado recientemente con la detención en Argentina de dos curas acusados de abuso sexual y corrupción de menores, Daniel Satur en su artículo Los horrores de Provolo y el mentiroso monseñor Aguer explica que es muy difícil pensar que Bergoglio no haya tenido conocimiento de unos hechos que ocurrieron siendo él arzobispo de Buenos Aires. Y en el artículo Francisco sabía que en el Provolo se refugian violadores y nunca hizo nada informa de, entre otros aspectos, una investigación que en 2009 certificó numerosos abusos en Argentina.

Además, siendo ya Bergoglio papa sin duda conoció un vídeo producido en 2014 por la filial italiana de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico, en el que se le menciona, y en el que «diecisiete personas de entre 18 y 64 años le piden a Bergoglio que haga algo. Al menos, que responda a sus cartas. Son víctimas de violaciones y abusos cometidos durante décadas por sacerdotes y obispos de varias ciudades italianas» (ver también Pruebas de una “santa” asociación ilícita para defender a los curas pedófilos).

En nuestros artículos Los papas y la pederastiaPederastia, una realidad aún vigente, Francisco, protector de los encubridores de pederastia y Declaraciones-bomba que nunca serán portada expusimos numerosos datos que señalan a Bergoglio como responsable de la protección a encubridores de pederastia, y del bloqueo de investigaciones de casos de abusos en el pasado.

Pero muchos confiarán más en el prestigio mediático del “papa progresista” que en unos hechos que indican que nada sustancial ha cambiado en cuanto a la impunidad que durante décadas han disfrutado los abusadores, protegidos por el “derecho” canónico y la jerarquía. @SItunberri / LEx


‘El País’ al servicio del papado

1485022162_846725_1485032139_sumario_fotogramaCualquiera bien informado sabe que El País hace tiempo que es un medio reaccionario al servicio de los grandes poderes globales. Aun así, mantiene algunas parcelas de enfoque laicista, parcelas que desde la llegada de Bergoglio al poder papal están siendo invadidas cada vez más por un discurso confesionalista. De momento, el culmen de este proceso se puede ver en la entrevista al papa publicada el 21 de enero y el editorial del día 24.

En la primera, los entrevistadores se dirigen constantemente al “Santo Padre” casi con devoción: le preguntan sobre “aquel cura callejero que llegó de Buenos Aires a Roma” (cuando lo cierto es que quien llegó fue un obispo superpoderoso), poniendo en bandeja la respuesta populista de Bergoglio: “No puedo hacer todo lo que quiero, pero el alma callejera está y ustedes lo ven». Ni una sola pregunta incómoda (naturaleza político religiosa de su iglesia-Estado, infinitas posesiones inmobiliarias en muchos países –aumentadas mediante inmatriculaciones en España–, concordatos repletos de privilegios, protección de encubridores de pederastia…). Toda la entrevista es el colmo del “peloteo” periodístico y la autocomplacencia papal: «El poder no lo tengo yo. El poder es compartido», dice Bergoglio, falseando la realidad, como se explica aquí.

El editorial afirma que «el papa Francisco ha dado a la Iglesia católica una influencia global como no había tenido en décadas»; presentan esta realidad, que para cualquier progresista sería una tragedia, como si fuera algo muy positivo. Es más, El País considera que «lo más importante es que Jorge Bergoglio sabe que un líder debe ganarse la simpatía y la credibilidad para, en pasos posteriores, tratar de emplearlas en lograr sus objetivos». Es decir, celebran que el papado pueda conseguir sus objetivos, y que para ello recurra a la simpatía.

Siempre estuvo claro que Bergoglio fue puesto para ganarse a la progresía; pero no deja de sorprender que esta se deje ganar tan fácilmente… @SItunberri / LEx


El papado es y seguirá siendo una institución autoritaria

f-pope-a-20150910-870x595Cuatro cardenales de línea conservadora escribieron una carta al papa Bergoglio pidiéndole explicaciones sobre varios puntos de su exhortación “apostólica” Amoris Laetitia que, según ellos, contradicen la tradición de su iglesia. Como el papa no les respondió, la han hecho pública.

Les ha contestado Pío Vito Pinto, decano del Tribunal de la Rota y como tal máxima autoridad en nulidades matrimoniales, diciendo que están cuestionando los dos sínodos sobre el matrimonio y la familia; añade este argumento: «El Papa es fiel a la doctrina de Cristo. Lo que han hecho es un escándalo muy grave». Además comenta que Francisco, como papa que es, les podría quitar la birreta cardenalicia, como hizo Pío XI con el teólogo francés Louis Billot, pero precisa que no lo hará. Es decir: queda claro (¿alguien lo dudaba?) que el papado sigue siendo una institución jerárquica, piramidal y vertical, en la que el cuestionamiento de la autoridad del gran jefe no es bien aceptado (no se olvide que Bergoglio ha apelado a su propia infalibilidad en varias ocasiones), y que un futuro papa con rostro menos aperturista que Francisco puede ejercer su autoridad con la mano de hierro de siempre.

Por cierto, Vito Pinto también dejó otra frase para consideración de quienes creen que el papado se acerca a las posiciones de la Reforma: «Lutero destruyó la fe católica de los apóstoles». Ahí queda eso. @SItunberri / LEx