Apuntes de la DH (VI): ¿Qué nos queda?

GlobalizacionMadrid, Dictadura Humanitaria, día 286
(Años del Mal Continuo, 25.12.20)

“Doctores tiene la Iglesia”, reza la vieja máxima de la institución pseudoapostólica. El pueblo es lego por definición y tiene que someterse a los que saben. Aunque sea en asuntos tan vitales como la salvación eterna. (Qué lejos queda esto del “Dios no hace acepción de personas”, tan reiterado en la Biblia. Y de la absoluta inclusividad de comprensión que hallamos en Juan 3: 16).

Se trata de una máxima dogmática, humana demasiado humana, que rebasa con mucho el ámbito eclesiástico. La veíamos reflejada en el consejo-prohibición “No te metas en política”. Gracias al movimiento del 15M parecíamos haber comprendido que la política es un asunto lo bastante importante, vital, como para dejárselo a los políticos. Hasta que llegaron “los nuestros” al Poder… (La izquierda sociológica, humana demasiado humana, parece ignorar que lo que cuenta son los valores de izquierdas y no los políticos que dicen sostenerlos aunque sus hechos no lo demuestren. ¿Dónde quedó el “No nos representan”?).

La “pandemia” ha llevado esta tendencia al paroxismo. De la mano de su fe cientifista, y con la coartada de “¡Viene la extrema derecha!”, la izquierda sociológica ha sacrificado sus valores en el altar del Poder (subyacente al “gobierno más progresista de la historia”). “Doctores tiene la Ciencia” para ocuparse de nuestra salud. “No te metas en tu vida, parece decirnos ese inmenso coro de conciudadanos defensores del gobierno y de la Iglesia Cientifista. Las autoridades sanitarias, amparadas por los fact-checkers (¿a menudo fake-makers?), deciden lo que nos conviene respaldadas por sus comités de expertos reales o fantasmales. Su legión de seguidores le dicen a todo amén y muchos de ellos están dispuestos a ejercer en la calle, como policías vocacionales, la misma función que en los medios ejerce la Policía del Pensamiento. Así se entiende mejor que el ministro de Sanidad, un caballero educado, mesurado y digno, acabe revelando su lado más siniestro como criado del Poder. Se actuará, dice, “con toda la contundencia posible y sin descartar nada” contra la asociación Médicos por la Verdad y demás herejes del dogma oficial. Prohibido pensar por uno mismo y expresar las conclusiones de sus pensamientos (ver también). Y aquí parece que nadie se pregunta, la izquierda sociológica menos que nadie, quién se ha creído que es ese simple mortal “implacable”, miembro de un gobierno supuestamente democrático, para perseguir a otras personas por tener criterios, incluso científicos, distintos que los que él viene imponiéndonos.

¿Cuántos nos preguntamos si no estaremos matando virus a cañonazos? La gestión de la “pandemia” suma a su larga letanía de efectos adversos (soledad de los agonizantes pacientes de covid, abandono de los demás enfermos, ruina económica para millones de personas, consecuencias para la salud del confinamiento y del uso de las mascarillas, afecciones emocionales, aumento de suicidios…) la restricción de unos derechos y libertades que, como nos dicen de la “Nueva Normalidad”, ha venido para quedarse. El colmo son los daños que seguramente llegarán por unas vacunas producidas en tiempo récord para su pronta comercialización y administración. Que sus fabricantes y financiadores privados sean ultracapitalistas megamillonarios parece dejar indiferente a la izquierda sociológica. No así, pásmate, a la Derechosa, que es hoy por hoy donde se ha refugiado, no solo la defensa de nuestras libertades, también la denuncia del capitalismo más destructivo.

Movidos por el miedo al virus y a la extrema derecha, los “progresistas” han abandonado los valores de izquierdas y, con ellos, la política, la libertad y, paradójicamente, la propia salud, cañoneada por las desproporcionadas medidas antivirales impuestas por los siervos de la Élite Global. La izquierda sociológica ha renunciado a la vida. Ha dejado el progreso en manos de la Derechosa, pero el problema es que esta lo asume sin abandonar, en el fondo, su propio programa reaccionario y totalitario.

¿Qué nos queda? En realidad, lo único que ya teníamos a nuestro alcance, aunque nos deslumbraran otras luces ya probadas vanas e ilusorias. Hoy, dicen, es el día de Navidad. Como cada año en esta fecha. Porque la institución pseudoapostólica (entregada, por cierto, a la agenda globalista, ultracapitalista y pandémica) consiguió convertir en algo cíclico las Buenas Nuevas que apuntan, no a un “Adviento” anual del Hijo de Dios, sino a su segunda venida, en la que consumará la Esperanza asegurada por su sacrificio infinito. La Dictadura Humanitaria surgida de la actual crisis sanitaria solo es posible en el marco de globalización que predijera el libro de Apocalipsis (ver capítulos 13-14, p. ej.). Un marco siniestro pero que, a la vez, nos remite a la Esperanza: hay una Mano que, sin dejar de respetar la libertad humana, dirige la historia hacia su culminación en otra cosa radicalmente distinta (ver Apoc. 21: 1-14). “¡Vengo pronto!”, nos dice Jesús, el Dios Amor (22: 12).

En sucesivas entregas de esta modesta serie irregular, habrá que seguir profundizando en muchos de los asuntos más feos aquí tratados. Pero era imprescindible acabar esta vez con un mensaje de esperanza: ¡Maranata!

¿Son fiables las vacunas contra la covid-19?

vacunaFrente a las especulaciones, las ilusiones fomentadas por la necesidad de un remedio o los bulos, es importante es atenerse a los hechos sobre las vacunas contra la covid-19 y sacar conclusiones de ellos. Ofrecemos una recopilación de datos probados, así como de análisis y opiniones de expertos:

¿Son fiables las vacunas contra la covid-19?


El gobierno contra la desinformación, ¿censura?

fakenewsEl Gobierno de España ha aprobado una orden contra la desinformación. Algunos la defienden como una herramienta necesaria para luchar contra las fake news; otros la atacan por implantar un mecanismo de censura. ¿Qué dice la orden?

El gobierno contra la desinformación, ¿censura?


La “pandemia” covid-19 en 20 puntos

covidEste artículo de Swiss Policy Research presenta la realidad sobre la covid-19 en veinte breves puntos ampliamente documentados con referencias a estudios científicos y estadísticos. ¿Es tan grave como se dice? ¿Se está informando correctamente sobre la enfermedad? LEx


Apuntes de la DH (V): La Nueva Infranormalidad

nueva-normalidad-buenas-noticiasMadrid, Dictadura Humanitaria, día 106
(Años del Mal Continuo, 28.6.20)

Ahora todo está más relajado. La dictadura ha pasado en apariencia a una fase puramente profiláctica en la que, al menos en lugares públicos, todo se reduce a poco más que respirar nuestro dióxido de carbono una vez expelido y siempre por el bien de todos. Pero, si lo pensamos, el alcance es mayor: ahora el Poder sabe que puede volver a recluirnos en nuestras casas por razones siempre justificadas en cuanto el miedo lo exija. Nuestro pánico es su fuerza. El benéfico experimento ha funcionado de maravilla y hemos entrado dócilmente en la rueda del condicionamiento (más nos vale).

Cabe recordar aquellas semanas de marzo y abril en las que el miedo colectivo de repente se apoderó de nosotros. Era una ocasión, ya lo dijimos, para reflexionar seriamente en la vida. El súbito y prolongado parón de la vida no suponía la extinción de esta, sino más bien su omnipresencia ante nuestros ojos. ¿Hemos aprovechado esa oportunidad? Una vez que el pánico se redujo y la situación se fue relajando, hemos vuelto progresivamente a (casi) todo lo que hacíamos antes de esta historia. Hacíamos y pensábamos. Con prácticamente los mismos hábitos y las mismas miras. Es cierto que la Nueva Infranormalidad no es igual que la vieja normalidad, pero no parece que hayamos extraído las conclusiones necesarias.

Quizá la verdadera economía de la vida no es tanto ingresos versus gastos (visión materialista-economicista), ni siquiera placer versus dolor (enfoque materialista-sensual-psicologista), sino fe versus miedo (perspectiva psicoespiritual), donde uso el término ‘fe’ en sentido amplio. Cuando el miedo supera a la fe, el resultado es la ansiedad. Cuando el miedo pasa, la ansiedad se reduce; pero si nuestra fe no es sólida, quedamos a expensas del próximo miedo. La clave para que la ecuación sea siempre positiva está en la fe. Mejor sería que esta se fijase en un objeto realmente poderoso y auténticamente fiable. La “pandemia”, como la gota que colma el vaso de la infeliz historia humana, ya debería habernos enseñado lo vanas que son las ilusiones humanistas.

¿Por qué nunca aprendemos? @Pacífico / LEx


Apuntes de la DH (IV): ¿Y si la vida fuera esto…?

Captura de pantalla 2020-04-18 a las 17.50.39Dictadura Humanitaria, día 35
(Años del Mal Continuo, 18.4.20)

Silencio, calles vacías, actividad reducida a la mínima expresión.

“La vida está ausente”, decía ayer un escritor en una emisora radiofónica. Lejos de mí corregirle, pero, ¿y si la vida fuera esto?

Hasta no hace mucho, “el bicho” era un tal Ronaldo. ¿Quién se acuerda ya de él? Hoy el bicho es un ente microscópico que nos sacó de la rutina a todos a la vez. La mayoría vivíamos saliendo, entrando, trabajando con desgana, mirando “series”, contando los días hasta el “finde”, y el lunes, vuelta a empezar. Esperando las vacaciones, y al regreso lo mismo. Leer el resto de esta entrada »


Dictadura Humanitaria: El Poder Global toma posiciones

G20(Publicado inicialmente como hilo de Twitter)

1. Mientras aquí, y en las demás redes sociales, seguís enfrascados en vuestras guerras cainitas (“izquierda contra derecha”, o viceversa), el Poder Global va tomando posiciones a cuenta del #Covid19.

2. Ayer los medios publicaban una carta al G20 de “relevantes personalidades” que reclaman un liderazgo global, supuestamente para evitar que la pandemia se extienda duramente por los países más pobres de la tierra. Leer el resto de esta entrada »


Apuntes de la DH (III): Covid-19 vs. gripe anual, “Pedro y el lobo” y alguna otra historia

pedro-loboDictadura Humanitaria, día 21
(Años del Mal Continuo, 4.4.20)

Saludos fraternales desde la reclusión.
Aquí seguimos, según se nos dice, cercados por la Muerte.

Los bonitos aplausos que compartimos cada tarde no pueden hacernos olvidar que vivimos en una sociedad antisocial e insociable, desnaturalizada, en la que es más fácil conocer a un famoso multimillonario que sale por la tele, que al simpático vecino de al lado que ahora empiezo a descubrir.

Tiempo habrá, quizá, de abordar la cuestión de la catarsis que en algún grado acompaña a este bendito ritual vespertino. Y esa otra de la inflación de “heroísmo” (y “resistencia”) que llevamos ya muchos días viviendo.

Pero hoy, cuando ya sabemos que seguiremos al menos otras tres semanas encerrados, los apuntes que os dejo son sobre todo recapituladores y/o de transición, aunque tal vez no por ello menos relevantes.

Feliz dictadura,
Pacífico-Cordura

 

Apunte 1. Coronavirus vs. gripe anual

Mucho se ha hablado sobre en qué medida la “pandemia” del Covid-19 es más grave que la gripe anual. Por su propagación, a primera vista parece que sí, aunque quizá el asunto se matice mucho si recordamos el alto porcentaje de vacunación antigripal (en España, en mayores de 65 años, sensiblemente mayor de la mitad en la campaña 2018-2019). La clave parece estar en que se trata de una epidemia novedosa, para cuyo virus no existía inmunidad. En la medida en que esta se consiga, bien de manera “natural” (desde ya, a partir de los propios contagios) o artificial (vacunas, a más largo plazo), el león dejará de ser tan fiero, como brillantemente lo explica el biólogo y periodista científico Javier Yanes. Con el fin de inmunizarnos, la fundada sospecha de que en realidad hay millones de contagiados, lejos de suscitar tanto pánico, puede ser una buena noticia (todo ello, por supuesto, sin subestimar la tragedia que vivimos a diario). Leer el resto de esta entrada »


Apuntes de la Dictadura Humanitaria (II): Sobre Bill, Francisco y otras historias

CapturaDictadura Humanitaria, día 5
(Años del Mal Continuo, 19.3.20)

Saludos desde mi inesperado monacato forzoso.
Todo sea por la solidaridad (bueno, también para evitar posibles multas; ¿incluso para no contagiarme yo?).

«Todo pasa, todo llega», dijo el poeta.
Esto también pasará…

Mientras tanto, el tiempo transcurre lenta y silenciosamente.

Os dejo con la segunda entrega de apuntes: todos relevantes, o esa es la idea. Pero ojo en especial al principio y al final.

Feliz dictadura,
Pacífico-Cordura

 

Apunte 1. Según lo recoge el canal en Youtube del diario Clarín:

Bill Gates anticipó la llegada de un virus mortal

Eso fue en 2015. Leer el resto de esta entrada »


Apuntes de la Dictadura Humanitaria (I): De bruces con el futuro

CapturaMadrid, Dictadura Humanitaria, día 3
(Años del Mal Continuo, 17.3.20)

Saludos desde mi prisión domiciliaria.
Todo es para protegernos, de eso no hay duda (?).
Ni de que debemos observar prudentemente las medidas prescritas, dicho sea sin la menor ironía.

Pero lo mejor es que, si confiamos en lo Único que vale la pena, al final todo será para bien (ver Romanos 8: 28).

Os dejo con la primera entrega.

Feliz dictadura,
Pacífico-Cordura

 

Apunte 1. De hoy en El País:

David Nabarro: “No estamos en el máximo de la epidemia, sino al inicio”

Es el mismo David Nabarro que «el 29 de septiembre de 2005 […] advertía que aquella gripe podría matar entre 5 y 150 millones de personas. Llegó a comparar la extensión previsible con la del sida en África (ver también). […] Pero la realidad es que, aunque millones de aves perecieron, entre enero de 2004 y abril de 2007 la cifra constatada de humanos fallecidos por esa gripe ha rondado los trescientos.» (Ver más en Gripe cochina (II): Que se vacune Trini). Leer el resto de esta entrada »