Seguimos teniendo funerales de Estado confesionales

misa-Sagrada-Famila-victimas-atentado-autoridadesLa Iglesia Católica Romana (ICR) ha celebrado un funeral por todas las víctimas de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils, al que han asistido las principales autoridades del Estado y de Cataluña. Parece que muy pocos comprenden que el hecho de que un acto de una organización privada se convierta automáticamente en un funeral de Estado oficial conculca la separación iglesia-Estado que consagra la Constitución Española.

Culpable de ello es la ICR, que, aprovechando la conmoción, se atribuye la gestión de la muerte de un colectivo de personas, parece que sin haber consultado a cada una de las familias de los asesinados. Lo hace erigiéndose en representante de Dios no ante sus fieles (algo perfectamente respetable), sino ante el conjunto de la sociedad, como si todo ella fuera católica romana; el arzobispo de Barcelona dijo en la homilía: «Es hermoso ver que esta mañana en torno al altar del Señor estamos unidos las Autoridades supremas del Estado, las Autoridades Autonómicas y Locales, los representantes de las distintas confesiones presentes en nuestra tierra, las diversas instituciones sociales, hombres y mujeres de toda clase y condición social…». Es decir, es “hermoso” comprobar cómo el Estado y la mayoría de la sociedad secundan sus ceremonias particulares, como ha ocurrido a lo largo de toda la historia nacionalcatólica.

Pero tan culpable como la ICR son las autoridades políticas que, en supuesta representación de toda la ciudadanía, han acudido a un acto que, como explicamos en su día, no es una simple conmemoración  solidaria con los fallecidos, sino un “sacramento” en el que se invocan mediaciones como la de María y “los santos”, algo inaceptable para muchas personas (empezando por los cristianos no católicos). ¿Habrá alguna vez un político que cumpla la Constitución y no sea rehén del “Cómo no íbamos a estar con las víctimas”?

Seguimos teniendo funerales de Estado confesionales. Y está claro que seguiremos teniéndolos por muchísimo tiempo. @SItunberri / LEx

Anuncios

BN: El Ayuntamiento de Valencia retirará todos los símbolos religiosos que no sean un bien patrimonial e histórico

InfoCatólica, 27.1.17

aytvalenLos espacios públicos que dependan del Ayuntamiento de Valencia dejarán de exhibir símbolos religiosos, excepto en los casos en los que sean un bien patrimonial e histórico «contrastado». […] El pleno también ha acordado […] las siguientes medidas: adecuar los honores y protocolos de los entes públicos a la no confesionalidad del Estado; que el Ayuntamiento organizará actos y conmemoraciones únicamente de carácter civil (con la excepción del legado cultural, festivo, patrimonial e histórico).

El texto también contempla garantizar que en los cementerios municipales los familiares puedan celebrar ceremonias y entierros en función de sus creencias y dentro de la legalidad vigente. Además, contempla eliminar la simbología religiosa en los colegios electorales […].

Asimismo, la moción apoya un pronunciamiento a favor de la eliminación de las exenciones fiscales de las confesiones y entidades religiosas […]; instar al Ministerio de Hacienda a que haga público el listado de las inmatriculaciones que se hayan realizado en Valencia en virtud de la Ley Hipotecaria franquista de 1946, relacionadas con propiedades eclesiásticas.

En este sentido, también insta al Congreso de los Diputados y al Gobierno de España a establecer un nuevo marco de relaciones con la Santa Sede. […]

En la defensa de la moción, el primer teniente de alcalde, Jordi Peris, ha hecho alusión a la Constitución española, que establece que «ninguna confesión tendrá carácter estatal». En esta línea, ha recordado que el laicismo «no es un ataque a ninguna confesión» y ha pedido «no confundir el ámbito público con el privado. […]


¿Alcaldesas perpetuas?

20160831-1a¿Es aceptable la designación de María como “alcaldesa perpetua” que se realiza en muchos municipios españoles?

¿Alcaldesas perpetuas?


‘El País’ al servicio del papado

1485022162_846725_1485032139_sumario_fotogramaCualquiera bien informado sabe que El País hace tiempo que es un medio reaccionario al servicio de los grandes poderes globales. Aun así, mantiene algunas parcelas de enfoque laicista, parcelas que desde la llegada de Bergoglio al poder papal están siendo invadidas cada vez más por un discurso confesionalista. De momento, el culmen de este proceso se puede ver en la entrevista al papa publicada el 21 de enero y el editorial del día 24.

En la primera, los entrevistadores se dirigen constantemente al “Santo Padre” casi con devoción: le preguntan sobre “aquel cura callejero que llegó de Buenos Aires a Roma” (cuando lo cierto es que quien llegó fue un obispo superpoderoso), poniendo en bandeja la respuesta populista de Bergoglio: “No puedo hacer todo lo que quiero, pero el alma callejera está y ustedes lo ven». Ni una sola pregunta incómoda (naturaleza político religiosa de su iglesia-Estado, infinitas posesiones inmobiliarias en muchos países –aumentadas mediante inmatriculaciones en España–, concordatos repletos de privilegios, protección de encubridores de pederastia…). Toda la entrevista es el colmo del “peloteo” periodístico y la autocomplacencia papal: «El poder no lo tengo yo. El poder es compartido», dice Bergoglio, falseando la realidad, como se explica aquí.

El editorial afirma que «el papa Francisco ha dado a la Iglesia católica una influencia global como no había tenido en décadas»; presentan esta realidad, que para cualquier progresista sería una tragedia, como si fuera algo muy positivo. Es más, El País considera que «lo más importante es que Jorge Bergoglio sabe que un líder debe ganarse la simpatía y la credibilidad para, en pasos posteriores, tratar de emplearlas en lograr sus objetivos». Es decir, celebran que el papado pueda conseguir sus objetivos, y que para ello recurra a la simpatía.

Siempre estuvo claro que Bergoglio fue puesto para ganarse a la progresía; pero no deja de sorprender que esta se deje ganar tan fácilmente… @SItunberri / LEx


BN: La Iglesia Luterana Noruega deja de depender de forma directa del Estado

Télam, 31.12.16

biskop-helga

Imagen: ReL

[…] La Iglesia Luterana Noruega dejará de depender de forma directa del Estado a partir de mañana, 1 de enero de 2017, culminando un proceso iniciado la década pasada y que convertirá a este país oficialmente en un Estado laico.

Los más de 1.700 pastores dejarán de ser empleados públicos nombrados por el Estado, que ya no dirigirá en última instancia a la Iglesia, sino un Consejo Eclesiástico elegido por sus propios miembros […].

El rey Harald V no será la máxima autoridad de la Iglesia y desaparecerá también la obligación formal de que la mitad del gobierno profese la religión protestante. […]

Aunque las dos instituciones estarán formalmente separadas y la protestante ya no será la religión oficial, la Iglesia Luterana será considerada aún “la Iglesia Nacional noruega y será apoyada como tal por el Estado”, según consta en la Constitución tras las últimas modificaciones.

“No se trata de una separación real. El Parlamento dio un paso adelante, pero no lo suficiente largo”, criticó esta semana en Oslo Kristin Mile, secretaria general de la Asociación Humanista Noruega. […]


¿Qué cosas son “pecado”?

cq5dam-thumbnail-624-351

[Imagen: noticieros.televisa.com]

Cuando alguien públicamente emite juicios sobre un asunto ético (con todo derecho, por supuesto), inevitablemente se pone en el punto de mira y debe asumir que, al igual que él o ella juzga, otros valorarán sus palabras y su conducta. Jorge Bergoglio, jefe de la Iglesia Católica Romana y “líder global” según muchos, en diversas ocasiones ha señalado lo que él considera pecados graves: trabajar en negro, el aborto, difundir noticias falsas, el proselitismo

A quien tanto pontifica se le pueden dirigir las siguientes preguntas, que él nunca plantea:

¿No es pecado ser jefe religioso y a la vez monarca absoluto de una iglesia-Estado, y aprovechándose de esa naturaleza política mantener estados confesionales, concordatos y acuerdos con todo tipo de privilegios?

¿No es pecado que una confesión religiosa, apoyándose en una ley diseñada para beneficio de ella, se enriquezca registrando a su nombre infinidad de propiedades inmobiliarias?

¿No es pecado recibir títulos como “Santo Padre”, “Vicario de Cristo”, “Sumo Pontífice” y otros que la Biblia reserva exclusivamente a Dios?

¿No es pecado proteger y apoyar a numerosos jerarcas que han encubierto la pederastia?

¿No es pecado que una iglesia que se llama cristiana cuente con una institución de naturaleza bancaria como es el IOR?

¿No es pecado que los hombres se atribuyan la capacidad de perdonar pecados (que solo corresponde a Dios?

Etcétera, etcétera. @SItunberri / LEx


Martha C. Nussbaum: ‘La nueva intolerancia religiosa ‘

9788449328305Superando los prejuicios y el miedo mediante la empatía y el respeto a la dignidad humana.

Reseña del libro ‘La nueva intolerancia religiosa’ de Martha C. Nussbaum