Contra las “intervenciones humanitarias”

5654d11ef3538.r_1448440584249.0-41-400-247El profesor Jean Bricmont lleva años analizando y denunciando la falsedad del propio concepto de “intervención humanitaria” (ver Verdades y mentiras sobre Siria (XI): La “intervención humanitaria”). Ofrecemos algunos extractos de una entrevista que conviene leer completa (Público, 24.11.15):

«El problema con los intelectuales es que les encanta pretender que son críticos del poder cuando en realidad lo legitiman. Por ejemplo, lamentarán que nuestros gobiernos occidentales no hacen lo suficiente para promover nuestros valores (a través de intervenciones y subversiones), lo que, por descontado, refuerza el concepto de que “los nuestros” o “nuestros gobiernos” hacen eso de buena voluntad, algo de lo que conviene dudar, como trato de explicar en mi libro.

»Estos intelectuales en ocasiones son criticados, ¿pero por quién? En general por figuras marginales, creo. Siguen dominando en los medios de comunicación y en la esfera intelectual. […]

»El discurso público ha ido de mal a peor, al menos en Francia. Este hecho está relacionado con la censura constante, ya sea a través de demandas legales o campañas de demonización, o del discurso políticamente incorrecto, en el que se incluye a quienquiera que cuestione el discurso dominante sobre los crímenes de nuestros enemigos y las justificaciones para las guerras. […]

»Por supuesto, los movimientos de los rusos [en Siria] pueden demostrarse como equivocados y pueden debatirse desde un punto de vista pacifista, pero la cuestión fundamental es la siguiente: ¿Quién empezó a desmantelar el orden internacional basado en la Carta de la ONU y la premisa de igual soberanía de todas las naciones? La respuesta, obviamente, es los Estados Unidos y sus aliados (en los viejos tiempos, uno estaba acostumbrado a decir lacayos). Rusia sólo está respondiendo a ese desorden y lo hace a través de vías legales.»


Los atentados como excusa para la censura

dghLa matanza del 13 de noviembre de 2015 en París, perpetrada por grupos que han venido recibiendo el apoyo de Francia y del Imperio estos últimos años, es la excusa perfecta para intervenir en medios de información y análisis alternativo: ya ha habido webs que han sido censuradas. LEx

En septiembre de 2014 recogíamos con preocupación las siguientes palabras del primer ministro británico Cameron ante las Naciones Unidas:

«A medida que surgen nuevas pruebas sobre los antecedentes de las personas condenadas por delitos de terrorismo, está claro que muchos de ellos fueron influenciados inicialmente por predicadores que dicen no fomentar la violencia, pero cuya visión del mundo puede ser utilizada como una justificación de la misma. […] La venta ambulante de mentiras: que el 11-S fue un complot judío y los atentados de Londres el 7-J fueron un montaje. La idea de que los musulmanes son perseguidos en todo el mundo como un acto deliberado de la política occidental. El concepto de un inevitable choque de civilizaciones. Debemos ser claros: para derrotar la ideología del extremismo necesitamos hacer frente a todas las formas de extremismo, no sólo al extremismo violento» (Non-aligned media, 26.9.14).

Y comentábamos: «Unas palabras que suponen una siniestra manipulación de principio a fin: se identifica con los terroristas a quienes dudan de las versiones oficiales (que son precisamente quienes están en contra de todo terrorismo, venga de donde venga); se atribuye a estos críticos posiciones antijudías; se sitúa en el punto de mira a quienes dicen estar en contra de la violencia; se criminaliza a quienes no se creen la narrativa oficial, hasta el punto de que deben ser “derrotados” por los poderes públicos; se acusa de violentos a quienes denuncien la islamofobia; se atribuye a los críticos la teoría del choque de civilizaciones (una teoría que precisamente es esgrimida por sectores del Sistema que Cameron representa para justificar las “intervenciones humanitarias”); se niega la libertad de expresión, investigación y opinión. No se pueden concentrar más falsedades y amenazas verbales en tan pocas palabras». Concluíamos: «¿Se acerca el momento en el que publicar un artículo como este pueda ser delito?». LEx


Francia e Israel inician una nueva guerra en Irak y en Siria

1_-_1-148-2-87319Así se titula el artículo de Thierry Meyssan (Red Voltaire, 23.11.15) del que extractamos algunos párrafos:

«[En] la cumbre del G20 en Antalya […] el presidente ruso, Vladimir Putin, denunció, sin nombrarlos, los Estados participantes en la conferencia que apadrinan el Emirato Islámico. Mostró a sus colegas fotos satelitales de los convoyes de camiones-cisterna que atraviesan Turquía para vender el petróleo que la organización terrorista roba en Irak y en Siria. […] El presidente turco Recep Tayyip Erdogan se mostró afectado. Según la oposición turca, Bilal Erdogan (el hijo del presidente) dirige personalmente ese tráfico. […]

»El US Central Command bombardeaba –por primera vez en año y medio– dichos camiones-cisterna en Irak, mientras que la aviación rusa destruía gran cantidad de ellos en Siria. Rusia y Estados Unidos han obligado a Francia a unirse a esa operación. Fingiendo una reacción ante los atentados perpetrados en París, el presidente Hollande anunció sin sonrojarse que estaba ordenando a las fuerzas armadas de Francia que procedieran a bombardear objetivos del Emirato Islámico en Siria […].

»Los organizadores de la guerra se han dado cuenta de que ya no tienen posibilidades de seguir actuando contra Siria. Y por eso se han puesto de acuerdo para retomar y continuar el programa que ya condujo, en 2012, a la creación de Sudán del Sur. […] Después de haber utilizado el Emirato Islámico para crear un Sunnistán, sería conveniente crear un Kurdistán. […]

»A la luz del derecho internacional, la creación de un seudo Kurdistán en territorios no kurdos no tiene ninguna legalidad. Su único objetivo, al igual que la creación de Sudán del Sur, es atrapar a los principales Estados árabes (Egipto, Siria e Irak) en una tenaza para realizar el sueño israelí de expansión desde el Nilo hasta el Éufrates.»


Algunos datos importantes para entender el atentado de París

MALTA-FRANCE-AFRICA-ENVIRONMENT-CLIMAT-COP21

Thierry Meyssan (Red Voltaire, 17.11.15) escribe un artículo muy bien documentado en el que analiza los atentados del 13 de noviembre en París. Extractamos algunos párrafos:

«Aunque los atacantes de París fuesen realmente musulmanes e incluso a pesar de que algunos de ellos hayan gritado “¡Allah Akbar!” mientras disparaban sobre los transeúntes, no existe ningún vínculo entre esos ataques, el islam y una eventual “guerra de civilizaciones”. O sea, esos comandos tenían órdenes de matar gente al azar, sin preocuparse por la religión de sus víctimas. […]

»El ministro francés de Exteriores Laurent Fabius declaró en diciembre de 2012, durante la conferencia de los “Amigos de Siria” en Marrakech, que al-Nusra –la rama de al-Qaeda en Siria– estaba haciendo “un buen trabajo”. […] En Siria, está ampliamente demostrada la presencia de oficiales franceses a la cabeza de los grupos armados en momentos en que perpetraban crímenes contra la humanidad. […] Francia […] participó en la coalición internacional contra el Emirato Islámico, de la que hoy sabemos todos que, contrariamente a lo que anunciaba su nombre, no bombardeó al Emirato Islámico sino que le lanzó en paracaídas cargamentos de armas durante todo un año. […]

»El Emirato Islámico, llamado Daesh en el mundo árabe, es una creación artificial. Es solamente el instrumento de la política de un grupo de Estados y multinacionales. […]

»En la mañana del mismo viernes 13 de noviembre, día de los atentados, los servicios de urgencia de los hospitales habían realizado un ejercicio que simulaba varios atentados. Esta coincidencia ya se había visto durante los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y en Washington, al igual en los del 11 de marzo de 2004 en Madrid, en los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres.»


Siria: Rusia, ¿cayendo en la trampa?

a-putin-y-obama1Cada vez son mayores los indicios sospechosos de que Rusia ha vuelto a meterse en un avispero, como en su día la URSS en Afganistán. Así lo prueban, entre otros detalles, los dos graves ataques (contra un avión de pasajeros y un caza de guerra) que ha sufrido en menos de un mes.

El artículo Siria: Rusia, ¿cayendo en la trampa? resume y aborda sintéticamente la evolución de la pugna sobre Siria en los últimos dos o tres meses, sugiriendo claves sobre lo que realmente está pasando (y que en absoluto se limita a lo que pregona el relato oficial). LEx


Estamos en la “aldea global”, pero hay muertos y muertos

1448129492_531229_1448129747_noticia_normalTodo el mundo repite la idea de que estamos en un mundo globalizado, de que lo que ocurre en un rincón del globo está estrechamente relacionado con el extremo opuesto de planeta… Pero la visión del mundo dominante sigue siendo, incluso es cada vez más, la “occidental”, como exponen algunos datos publicados en El País (21.11.15); podrían añadirse muchísimos más:

«Un día antes del ataque a París, el ISIS dejaba en Beirut 43 víctimas mortales y 237 heridos. […] Tras los atentados de París, de inmediato Facebook ofrecía una aplicación para que sus usuarios marcaran la casilla de “estoy bien”. Los libaneses tan solo podían recurrir a la tradicional llamada telefónica para localizar a sus seres queridos. Los perfiles en Facebook se teñían masivamente con el filtro de la bandera francesa en señal de solidaridad. Otra opción inexistente para los libaneses […]. “No puedo evitar sentir que la muerte de mi gente en #Beirut significa menos para el mundo que la muerte de mi otra gente en #Paris”, rezaba un tuit del libanés Joey Ayoub, afectado por ambos atentados.

»Un caso similar se ha dado en Irak. En las 24 horas que precedieron al ataque de París, el ISIS asesinó a 19 personas (más 40 heridas) que asistían a un funeral en Bagdad. La capital de Irak, lleva 12 años sufriendo ataques, a veces incluso varias veces en un mismo día. […] “¿Por qué los atentados de Bagdad y Beirut no fueron un ataque a la humanidad?”, preguntaban algunos tuiteros a @POTUS, el identificativo del presidente de EE UU. […]

»Son numerosos quienes sienten que, como declaraba la periodista angloindia Sarakhshi Rai a la BBC, “Occidente se indigna de forma selectiva”. […] Según el Índice de Terrorismo Global de 2014, el 78% de las muertes y el 57% de los atentados ocurrieron en cinco países: Afganistán, Irak, Nigeria, Pakistán y Siria».


No es una guerra, y no necesitamos un Bush francés

Hollande-progresiva-reduccion-efectivo-Mali_EDIIMA20140108_0574_5El artículo No, no es una guerra (y no necesitamos un George Bush francés), de Iñigo Sáenz de Ugarte (El Diario, 17.11.15), aun siendo excesivamente benevolente con Obama, contiene ideas muy acertadas:

«Declarar la guerra al grupo yihadista supone concederle un triunfo propagandístico de consecuencias difíciles de prever. Es el mismo estatus de combatiente en la guerra contra Occidente que Al Qaeda siempre anheló. ISIS no es un ejército. Las personas que disparan con fusiles de asalto contra civiles en un restaurante o una sala de conciertos no son combatientes ni protagonistas de ninguna guerra. Son asesinos que deben ser perseguidos y detenidos. […]

»Las guerras no admiten disidentes. Si la nación está en peligro, aquellos que cuestionen la política del Gobierno y su visión de los conflictos de Oriente Medio acabarán siendo tachados de traidores o cómplices del enemigo. Hollande no ha dicho cómo ejecutará su objetivo de aniquilar a ISIS en Siria, pero sí ha desgranado varias propuestas para limitar los derechos civiles, empezando por una reforma constitucional. […]

»Se toman decisiones militares que no tienen una lógica militar, sino política. Un ejemplo de ello es el ataque aéreo francés de la noche del domingo contra la ciudad siria de Raqqa, ocupada por ISIS desde hace casi dos años. […]

»Si Hollande es sincero en su intención de acabar con la funesta ideología que está detrás de ISIS, debería señalar al país que ha alentado y financiado la versión más violenta del salafismo en las últimas décadas. Ese país es Arabia Saudí […] un país que inocula al resto de sociedades musulmanes su visión retrógrada del islam […]. Los yihadistas […] decapitan a sus presos porque en Arabia Saudí cortar el cuello al reo con una espada es la forma legítima de aplicar la pena de muerte. […] Hollande […] viajó recientemente a Arabia Saudí para vender cazas militares […]. Si ISIS es el mal absoluto, parece que eso no impide hacer negocios con los arquitectos de ese mal […]. EEUU acaba de vender munición para que los aviones saudíes continúen bombardeando Yemen (lo que incluye zonas civiles o un hospital de Médicos sin Fronteras).»