Miedo, censura y Farmafia

10-angeles-maestroÁngeles Maestro es médica y técnica superior de Salud Pública. Siendo diputada de Izquierda Unida ejerció de portavoz de Sanidad en el Congreso español. Ha publicado un artículo valiente, de lectura imprescindible.

En él Maestro, con motivo de las medidas que se están tomando con respecto a la covid-19, denuncia «la creación de una sensación de catástrofe y de riesgo de muerte general para una enfermedad con una tasa global de letalidad de 0,8 %» y «la neutralización de la creciente información que contradecía el discurso oficial». La censura está alcanzando niveles inimaginables: «Páginas como newtral.es o maldita.es, actuando a la velocidad del rayo, califican como falsa toda información emitida por científicos de cualquier parte del mundo que cuestionen la versión imperante»; además actúan en colaboración con Facebook/Whatsapp y Google/Youtube.

La autora revela las conexiones de las grandes farmacéuticas con los medios de comunicación más potentes y con la banca. Es escandalosa la «colaboración pasiva de la mayor parte de las sociedades médicas –que subsisten en gran medida gracias a las subvenciones de la industria farmacéutica– y la muy activa de los gobiernos».

Según Maestro, deben levantarse voces como el “Yo acuso” de Emile Zola contra «las acusaciones de “negacionista”, “antivacunas” o sospechoso de connivencia con la extrema derecha, realizadas precisamente por quienes desde posiciones dogmáticas intentan imponer el pensamiento único, o lo que es lo mismo, el no pensamiento».

En otro artículo de mayo de 2021, Ángeles Maestro denunciaba cómo las multinacionales farmacéuticas han ido reemplazando, hasta hacerlas desaparecer, a las empresas públicas. Esta industria ha llegado a alcanzar, mediante sobornos y presiones, un control desmesurado del poder político. Un ejemplo de ello es COVAX, una agencia que «se presenta como una institución “público-privada»; en realidad, «como todas las que usan este eufemismo tan en boga, utiliza financiación pública, de los gobiernos, para beneficio privado».

La autora señala cómo «la eficacia de esta vacuna es muy pequeña si se compara con los niveles de protección de vacunas anteriores. La vacuna de Pfizer prevendría sólo un caso leve-moderado por cada 119 personas vacunadas; es decir los otros 118 se verían sometidos a los efectos secundarios sin obtener ningún beneficio». Su administración se está llevando a cabo saltándose «todos los mecanismos de farmacovigilancia y de gestión de riesgos». Las farmacéuticas que han desarrollado las vacunas tienen un largo historial de prácticas delictivas y mafiosas. «El principio hipocrático primum non nocere que debe guiar la práctica médica ha sucumbido frente a los negocios multimillonarios». LEx


One Comment on “Miedo, censura y Farmafia”

  1. […] ideológico: citemos el caso de los autores de este libro y el de la ex diputada al Congreso Ángeles Maestro, una presencia crítica excepcional dentro de la […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s