Los papas y la pena de muerte

papa-congreso_560x280En su discurso ante el Congreso de Estados Unidos, Bergoglio se ha pronunciado a favor de «solicitar la abolición mundial de la pena de muerte» (24.9.15). Es muy positivo que personas influyentes se pronuncien tan claramente al respecto. Tristemente, muchas iglesias cristianas o guardan silencio respecto al tema, o incluso se muestran favorables a este crimen.

Es bien conocida la defensa y aplicación sistemática de la pena de muerte por parte de la Iglesia Católica Romana a lo largo de los siglos. Pero en los últimos años distintas instancias de la jerarquía católica han promovido la abolición de este castigo. Ahora bien, los dos predecesores de Francisco no fueron tan claros como él: Juan Pablo II se pronunció varias veces en contra, pero siempre dejando alguna abierta la posibilidad, muy excepcional, de su aplicación (ver, p. ej., Evangelium Vitae, nº 56). Ratzinger, siendo cardenal, durante la campaña electoral estadounidense de 2004 emitió un texto en el que negaba la comunión a los partidarios del aborto (i. e., el candidato demócrata Kerry) y en cambio señalaba (y es imposible no pensar en el entonces presidente G. W. Bush) que «aunque la Iglesia exhorta a las autoridades civiles a buscar la paz, y no la guerra, y a ejercer discreción y misericordia al castigar a criminales, aún sería lícito tomar las armas para repeler a un agresor o recurrir a la pena capital».

El texto dogmático oficial de esta institución, el Catecismo de la Iglesia Católica, en el nº 2267, si bien considera que hoy es muy raro que pueda ser necesaria esta pena, establece que «la enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas». Lo mismo dice el más reciente Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, nº 405. Como se puede ver, no sólo se contempla la posibilidad de aplicarla, sino que el argumento para restringirla no es un principio moral absoluto, sino un principio pragmático e histórico.

Por todo ello, la prueba de que esta iglesia realmente está en contra de la pena de muerte en todos los casos, la tendremos cuando la supriman de su Catecismo, condenándola definitiva e irrevocablemente (también en su propio pasado) por cuestión de principios. LEx

Anuncios

One Comment on “Los papas y la pena de muerte”

  1. […] el apunte de 2015 Los papas y la pena de muerte analizamos la petición de Bergoglio de solicitar la abolición mundial de la pena de muerte, y […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s