Victimismo y supremacismo de “la Iglesia”

1424970785_980546_1424972767_noticia_normalJosé María Gil Tamayo, portavoz de la Conferencia Episcopal católica de España, declara: «[Los obispos] no estamos satisfechos [con la regulación de la asignatura de religión confesional]. El tratamiento es insuficiente. Huyamos de tópicos. El Estado español es aconfesional, no laico. No nos entenderíamos como pueblo sin una asignatura religiosa que los acuerdos entre España y la Santa Sede califican de fundamental» (El País, 26.2.15). Hace años nos preguntábamos: ¿Qué más quiere esta organización, que goza de tantos privilegios en el estado español? El tiempo sigue confirmando que lo quieren todo, hasta conseguir doblegar al estado.

Dice también Gil Tamayo: «Los partidos nacen, van y vienen o desaparecen. Todo es coyuntural, menos la Iglesia, que lleva dos mil años, o casi, en España. La Iglesia no es un chiringuito que acabe de llegar». Palabras desdeñosas hacia los partidos políticos (votados, a fin de cuentas, por los españoles), pero muy especialmente hacia las demás confesiones religiosas, muchas de ellas también muy antiguas. Gil “olvida” que si en España estas no han florecido más a lo largo de la historia es porque durante siglos la organización político-religiosa que él representa, en connivencia con el brazo secular, se dedicó a perseguirlas y tratar de erradicarlas. LEx

Ver más frases sensatas e insensatas.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s