Líderes mundiales honran al Estado Islámico

1422135686_845618_1422135920_noticia_normalLa mayoría de los lectores quedarían pasmados ante un titular así. Pero el que leemos en El País (24.1.15) no es en realidad muy diferente: “Líderes mundiales peregrinan a Riad para honrar al rey”, en referencia al recién fallecido Abdalá. La noticia dice que Estados Unidos ha alabado «la actuación del reino como aglutinador del apoyo árabe a la campaña contra el Estado Islámico. Aviones saudíes han bombardeado objetivos de ese grupo en Siria y sus ulemas han denunciado la ideología yihadista». Nos pretenden vender ahora lo contrario a lo que realmente ha sucedido, pues lo cierto es que durante años Arabia Saudí apoyó a los grupos terroristas anti-Asad, germen del Estado Islámico, como explica Th. Meyssan en Red Voltaire, 30.6.14.

Recordemos también lo que publicábamos en Algunas claves sobre el Estado Islámico (II): «Recientemente se decapitó en veinte días a diecinueve personas acusadas de tráfico de drogas y de brujería. Según la aplicación más rigurosa la sharía o ley islámica, todas las mujeres deben ir cubiertas bajo amenaza de represalias, y se están castigando delitos como la apostasía, es decir, el rechazo al islam o la conversión a otra religión. Las ejecuciones son públicas. Previamente “los acusados fueron brutalmente golpeados, no se les dio de comer ni de beber, se les impidió dormir y se les obligó a permanecer de pie durante veinticuatro horas y a firmar ‘confesiones’”. Algunos han sido ejecutados por adulterio; muchos de ellos eran extranjeros, y había entre ellos menores de edad. A algunos se les crucifica o se los cuelga de una viga con ayuda de una grúa. ¿Hablamos de los crímenes del Estado Islámico? No, se trata de ejecuciones legales realizadas sistemáticamente en Arabia Saudí

Al rey de este país, tan parecido al Estado Islámico y tan vinculado a él, es a quien los jefes políticos del mundo honran con su peregrinación estos días. Una de las claves está en la propia noticia de El País: «Arabia Saudí constituye uno de los principales mercados para las industrias de defensa occidentales» (“defensa” es la forma orwelliana de decir “armas”). Aparte de su propia industria petrolera, claro está. LEx



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s