La realidad sobre Guantánamo

54ba7a1e72139e663c8b45a3Desde que George W. Bush internó a cientos de personas en el campo de concentración de Guantánamo durante la guerra de Afganistán, este complejo se convirtió en un campo de torturas para los que están dentro, y en un experimento con los que estamos fuera (ver Guantánamo, las huellas de la tortura). Obama no sólo ha incumplido su promesa de cerrarlo, sino que además tomó medidas como restablecer las comisiones militares en el centro.

Se habla de “limbo legal”, cuando en realidad es un infierno ilegal (incluso inconstitucional), pues el tiempo ha venido demostrando que los presos allí retenidos no tienen cargos formales (por eso no los juzgan), aunque debido a su origen la gente asume que son terroristas y acepta que se les confine. Ya en 2006 Michael Winterbottom en su película Camino a Guantánamo expuso casos de presos inocentes cuyas vidas fueron destrozadas en ese campo. Ahora sale el libro de un hombre que lleva recluido allí trece años, incluyendo detalles sobre las torturas que se le han aplicado.

No vale con cerrar Guantánamo (si alguna vez se lograra…); la mínima justicia exigiría procesar a quienes lo abrieron y a quienes lo han mantenido abierto. LEx


One Comment on “La realidad sobre Guantánamo”

  1. […] no es cerrar ese centro porque da mala imagen, sino liberar a los presos y, como explicábamos en La realidad sobre Guantánamo, «procesar a quienes lo abrieron y a quienes lo han mantenido abierto». Incluyendo a Obama, […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s