Pederastia en la Iglesia Católica: sin grandes cambios

Vatican's UN Ambassador Monsignor Silvano Tomasi (L) speaks with FormEs cierto, y positivo, que el papa Francisco ha expulsado a un sacerdote pederasta (RD, 13.2.14), y que ha creado una comisión para la tutela de los menores de la que forma parte una mujer que sufrió abusos siendo niña (Zenit, 22.3.14). Pero también parece cierto que un sacerdote chileno sancionado por pederastia sigue ofreciendo misas (RD, 22.2.14). Y, como ya señalamos en el artículo Los papas y la pederastia, la clave no son tanto las sanciones internas (véase el caso de O’Brien: RD, 5.4.14), sino el que los culpables, incluidos los encubridores, sean entregados a la justicia civil (hayan prescrito o no los delitos; eso lo deben determinar los jueces).

Y eso no se está haciendo, sino todo lo contario: como en Italia la ley exime a los obispos de informar a la policía sobre los casos de abusos a menores, la Conferencia Episcopal ha aprobado unas reglas de conducta que determinan que los obispos no están obligados a ello (RD, 29.3.14). Francisco ha pedido perdón y ha prometido tolerancia cero interna, pero no ha pronunciado ningún compromiso de entregar a los culpables (Zenit, 11.4.14).

Como bien plantea De Chirico, una vez más el problema está en la naturaleza político-religiosa de la “Santa” Sede (Protestante Digital, 22.2.14). LEx

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s