Papolatría

image_content_medium_822535_20130726004615La visita del papa a Brasil ha desatado la papolatría característica de estos eventos. Una vez más, el centro no era Jesús, sino el papa: “Esta es la juventud del papa”, cantan los jóvenes. (Cuando Benedicto XVI visitó España en la Jornada Mundial del Papa de 2011 se corearon lemas como “Yo soy drogadicto, mi droga es Benedicto”). El mensajero es el mensaje: «Me alegra mucho ver al representante de Dios en la Tierra», confiesa un asistente (‘ABC’, 26.7.13). La cadena episcopal Cope recuerda la teología clásica de Roma: «Allí donde está el Papa está la Iglesia».

El cardenal arzobispo de Sao Paulo pide «no exagerar en la psicosis de seguridad, como si el Papa fuera un elemento intocable». Bueno, el problema es que es tocable, que se exhibe para que la gente lo toque idolátricamente, en un clima de culto a la personalidad. El mismo cardenal afirma: «El Papa quiere estar cerca del pueblo y ser tocado» (‘PD’, 24.7.13). Un baloncestista dice: «La bendición más grande que se puede tener es la del Papa»; otra deportista exclama: «Estoy sin palabras. He conseguido darle la mano y él me ha bendecido» (‘La Razón’, 26.7.13).

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s