¿Confiaremos en quienes nos amenazan?

Soledad Gallego-Díaz escribe un interesante artículo: “¿Qué fue de aquel otro pánico?” (‘El País’, 30.6.13): «“Hemos evitado multitud de atentados”, proclamó esta semana, por ejemplo, el director de la Agencia Nacional de Seguridad norteamericana (NSA). Es una declaración de imposible comprobación, porque la NSA exige el más absoluto secreto, de forma que nunca podremos desconfiar de su eficacia (ni tampoco confiar) o valorar la proporción de los métodos que aplica y del presupuesto que maneja, porque no podemos conocer en que consistieron esos no-atentados ni a cuáles de esos mecanismos se atribuye su desarticulación». Hombre, desconfiar si podemos… y debemos, a estas alturas.

 La autora establece una comparación con los tiempos de la caza de brujas de McCarthy, con un escalofriante saldo negativo para nuestros tiempos. Pero falta el sujeto: ¿Quién está llevando a cabo todo esto? ¿Tan difícil es pronunciar, por ejemplo, el nombre de Obama?

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s