Estados Unidos, ¿estado policial?

Daniel Ellsberg, que en 1971 filtró los Papeles del Pentágono a The New York Times, publica el artículo “Edward Snowden nos salva de los Stasi Unidos de América” (‘El País’, 11.6.13). Aunque demasiado iluso ya desde el título, señala con acierto la gravedad de la deriva dictatorial del gobierno de Estados Unidos. Señala cómo desde el 11-S se ha producido «una revocación de la Declaración de Derechos»; en concreto, «la 4ª y la 5ª enmienda de la constitución estadounidense, que protegen a los ciudadanos de las intromisiones injustificadas en sus vidas privadas por parte del Gobierno, han sido prácticamente suspendidas». Ante esta obviedad, cabe preguntarse para qué sirve el Tribunal Supremo de aquel país.

Dice Ellsberg: «EE UU no es ahora un Estado policial, pero dada la importancia de esta invasión de la privacidad de las personas, tenemos todas las infraestructuras electrónicas y legislativas de un Estado así». Lo correcto, más bien, sería decir que todavía no se ha desplegado completamente como estado policial, pero ya lo es en las leyes y en muchas de sus prácticas.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s